Advierten por el alto número de cesáreas en el SAMCO de Esperanza

0
0
0
s2sdefault

Samco EsperanzaUn estudio realizado por las médicas Evangelina Schreier y Mariana Yori detectó que en el hospital de referencia del departamento Las Colonias el porcentaje de cesáreas supera los valores promedio de la provincia y los recomendados por la OMS. Las madres jóvenes con residencia urbana eligen la vía quirúrgica antes que el parto vaginal. El trabajo propone temas para el debate y recomendaciones para el servicio de Maternidad. Artículo completo en el N° 7 de la revista "Actas Médicas Santafesinas" editada por el Colegio de Médicos de Santa Fe.

 

 

En los últimos tiempos, distintas instituciones nacionales e internacionales, han observado un incremento en las tasas de cesáreas, a pesar de las recomendaciones de la OMS lanzadas en el año 1997, donde se sugiere que los partos por cirugía no superen el 15% del total, ya que un porcentaje mayor debe ser considerado como un indicador de mala calidad de atención obstétrica.


A partir de esta premisa, las médicas Evangelina Schreier y Mariana Yori, integrantes de la Residencia de Medicina General y Familiar del Hospital Dr. Alonso Criado de la ciudad de Esperanza, realizaron un trabajo de investigación sobre los partos por cesáreas realizados en este nosocomio durante el período junio de 2012 a mayo de 2013.


El objetivo principal fue relacionar el índice de cesáreas, causas frecuentes, distribución de acuerdo edad, número de gestas, domicilio y controles perinatales, con los datos obtenidos a nivel provincial en el año 2010.


Para ello, realizaron el análisis de los carnets perinatales e historias clínicas de los 277 nacimientos que se registraron en el periodo de estudio.


Así establecieron que el 50% de esos nacimientos fue por parto vaginal, el 49% por cesárea, mientras que del 1% restante no se obtuvieron datos en los registros analizados.


En sus conclusiones, Schreier y Yori destacan que: el índice de cesáreas que presenta el Servicio de Maternidad del SAMCo de Esperanza es 49%, superior a los datos publicados a nivel del Departamento Las Colonias (40,72%), la provincia de Santa Fe (30,6%) y la República Argentina (25,4%).


En efecto, en 2011 el Ministerio de Salud de la Provincia de Santa Fe presentó el "Análisis de Situación de la Salud de la Mujer, Segundo Informe" donde se explica que durante el año 2010 se registraron 52.935 nacidos vivos en toda la provincia, de los cuales 31.039 (52,15%) fueron atendidos en el subsector privado. Según la modalidad de finalización del embarazo en el subsector público, hubo 16.792 (76,57%) egresos por partos vaginales y 5.138 por cesáreas (30,6%). En el interior de la provincia los resultados fueron heterogéneos, siendo los extremos los departamentos Garay con 0% de cesáreas y Belgrano con el 65,61%.


También destacan, que dentro de los motivos de intervención quirúrgica se distingue fundamentalmente la cirugía electiva, apareciendo esta opción con mayor frecuencia en el grupo de pacientes primigestas (67%) y en el rango etario de 20 a 29 años (44%).


En relación al lugar de residencia, el estudio detectó que las pacientes que viven en zona rural presentan mayor porcentaje de partos vaginales que cesáreas, a diferencia de lo que ocurre en la ciudad de Esperanza, donde este porcentaje se invierte, predominando las cesáreas.


Discusión


A partir de los datos obtenidos en su investigación, Schreier y Yori lanzan una serie de interrogantes con respecto a los motivos reales de la elección de la cesárea. "Se podrían plantear diversas hipótesis tales como la influencia del contexto familiar, la preparación física y psíquica para el trabajo de parto y parto durante el embarazo, las experiencias personales de la paciente, el poder que ejerce el profesional sobre la decisión final de la mujer gestante, los cuales muchas veces se ven limitados en su ejercicio por el temor a demandas legales", señalan.


"Haciendo hincapié en la perspectiva de la mujer embarazada se podría pensar que juegan un rol importante las emociones, entre ellas la percepción del dolor, el miedo al sufrimiento, la incertidumbre frente a eventuales complicaciones tanto maternas como del recién nacido y la ansiedad que genera lo desconocido".


También se preguntan, si la información que recibe la mujer y su entorno es "adecuada, completa y basada en la evidencia y si la intervención sobre la misma podría influir en el modo de finalización del embarazo"; advirtiendo, que la terminación de la gestación por vía quirúrgica condicionará la conducta obstétrica futura; razón por lo cual, "se puede suponer que esta tendencia se mantendrá estable en el tiempo, o incluso irá en aumento, si no se modifican los factores determinantes".


Finalmente, proponen la realización de un trabajo de investigación con las pacientes que finalizaron su gestación por vía quirúrgica en forma electiva, la implementación de un programa de educación, apoyo y contención a la mujer gestante durante su embarazo, y la creación de sala de preparación del parto que permita que el proceso se desarrolle en intimidad, tranquilidad y con la posibilidad de acompañamiento familiar en todo momento.

 

Leer artículo completo. Revista "Actas Médicas Santafesinas" N° 7. Diciembre 2016.